El estudio de diseño, un servicio integral para las bodegas

Estudio de diseño

Las bodegas han tomado conciencia de la importancia de su imagen y la de sus vinos. Saben que el consumidor de vino de calidad busca autenticidad. Y esto es lo que demandan en los trabajos de diseño; autenticidad y coherencia entre lo que hay dentro y fuera de la botella. Son conscientes de la complejidad y transversalidad del posicionamiento de sus marcas. Valoran positivamente que un mismo estudio pueda encargarse del desarrollo de la identidad corporativa en el diseño de etiquetas y packaging, página web, fichas de cata y folletos.

En un sector donde el terroir (nos gusta más terruño) es tan importante, las bodegas valoran también la cercanía y disponibilidad de su estudio de diseño.

La pasión por la tierra y el vino que llegan a compartirse como propios.

Cada proyecto se trata como algo único y especial, porque sabemos que así se concibe desde la bodega. Para que alguien disfrute de una copa de vino, ha habido que realizar un duro y largo trabajo del que los diseñadores se saben partícipes. El estudio de diseño, se convierte también en un asesor para la bodega. Asesoran en las gestiones con otros proveedores como imprentas, fábricas de cajas y estuches, etc. Se proponen alternativas en materiales y acabados que aportan valor a los trabajos de diseño y por tanto al producto.

[Imagen 2]

La exportación tiene un peso creciente en los balances financieros de las bodegas. Cada vez se cuida más el mercado exterior y se demandan diseños enfocados al consumidor europeo, americano y asiático. Cada mercado tiene sus características y exigencias y es aquí donde el estudio de diseño, coordina su trabajo con los departamentos de exportación y marketing. En muchas ocasiones con el feedback directo de clientes e importadores.

El diseño en el mundo del vino trata de transmitir las particularidades de un producto local a un mercado global.

Un estudio de diseño cuyo equipo esté formado por profesionales cualificados y con experiencia en las distintas áreas (diseño de marca, diseño de etiquetas y packaging, diseño web…) es un aliado, un proveedor estratégico de la bodega y pasa a formar parte de su equipo más cercano.

En Imart llevamos trabajando con bodegas desde el año 2003. Algunos de nuestros clientes confían en nuestros servicios desde hace más de 10 y 15 años y consideramos sus vinos como «un poquito nuestros».